sábado, 28 de marzo de 2015

Atalaya: Andalucía




La Junta de Andalucía es la Autonomía española con más territorio. El otro domingo se celebraron elecciones autonómicas y municipales. Ganador, aunque sin mayoría absoluta, resultó el PSOE de Susana Díaz, mientras que el PP recibió el mayor estacazo de su historia. Podemos consiguió una puntuación muy por debajo de sus expectativas de voto, pero que le convierte automáticamente en uno de los hipotéticos candidatos a socio del PSOE en el parlamento andaluz. Pero de momento, no habrá coaliciones ni  pactos, según anunció la presidenta Díaz, que -por su estado de gravidez- tampoco podrá, al menos hasta que dé a luz, acometer reformas a largo plazo.

Andalucía tiene estatus de nacionalidad histórica. En España, que no quiere ser tildada de racista, cuando se trata sobre todo de africanos, existe en realidad un racismo “interprovincial” o “interlocal”. Así, al contrario que los catalanes, ante los cuales, a pesar del señor Mas y sus independentistas, en la opinión pública del resto de España predomina el respeto, los andaluces sufren secularmente la fama de ser vagos, de vivir del cuento del flamenco, de, por su gracejo, hacerse los simpáticos (incluso ha habido un periodista facha  que escribió que sin la castañuela no habría Andalucía).
 
Todo lo negativo que se diga de Andalucía se debe tal vez al saber vivir del pueblo andaluz, capaz de la mayor alegría y de la más honda tristeza (cante jondo”). El andaluz es trabajador y sufrido (aunque tampoco falte la picaresca). Tal vez haya  heredado de los árabes el saber aceptar el sino como voluntad de Dios (“kismet”).
 
Andalucía es un crisol de etnias y culturas, habiendo sido una potencia desde el comienzo de nuestra era: tartessos, fenicios, cartagineses, griegos, romanos, germanos, árabes y gitanos contribuyeron esencialmente a la Andalucía de hoy, donde, por supuesto, hay de todo: desde el más miserable terrateniente y explotador empresario, al pobre  peón que reparte su comida con el compañero o al trabajador que con muchos sacrificios deja que estudien sus hijos, para que su generosidad pueda dar después a España grandes investigadores, siempre que no emigren a Alemania porque en la España del PP se desprecia la inteligencia.
 
Por todos los tiempos, Andalucía seguirá siendo recordada en todo el mundo como el lugar desde el que resplandecieron poetas mundiales como Antonio Machado o Federico García Lorca, entre otros muchos.
 
 
 
 
 

Pincelada: ¿Es seguro volar?


 
 
A raíz del terrible accidente provocado del Airbus de Germanwings cuando sobrevolaba los Alpes franceses, ha surgido de nuevo la pregunta sobre la seguridad del avión como medio de transporte. Aunque la opinión de los expertos consultados en las tertulias era unánime al destacar que las probabilidades de un accidente aéreo son mínimas, lo cierto es que cada vez que un avión se estrella,  vuelven a asaltarnos las dudas y nos replantearnos la misma cuestión como si hubiésemos olvidado que, en estas últimas décadas, las compañías aéreas han hecho un gran esfuerzo por mejorar continuamente la tecnología de las aeronaves y hacer más seguros los vuelos (entre 1962 y 1961 se registraron 133 muertos por cada 100 millones de pasajeros, mientras que en los últimos 13 años esa cifra ha descendido a 2 muertos por cada 100 millones de usuarios de aerolíneas).
 
También conviene recordar que, según las estadísticas, hay tan sólo una probabilidad en 1.2 millones de sufrir un percance aéreo (p.ej. tener que regresar al punto de partida por problemas técnicos); que en el 95.7% de los accidentes aéreos hay supervivientes y que la probabilidad de morir en un accidente aéreo es de 1 entre 11 millones mientras que la de morir en un accidente de automóvil es de 1 entre 5.000. Las aseguradoras de vuelo hacen especial hincapié en que en Europa y los Estados Unidos hay muchas más posibilidades de morir por la caída de un rayo  (1 a 10,5 millones de personas) que en un accidente de aviación (1 a 29 millones de personas).

Por mucho que nos empeñemos en negarlo, lo cierto es que aunque no tengamos aerofobia (miedo a volar), la mayoría de nosotros sí que siente un cierto respeto a los aviones. Si usted pertenece a ese 25% de personas que le tienen pánico a montarse en un avión, les aconsejo que sigan los enlaces y lean el artículo aparecido el 16.09.13 en ABC y la página web de  “volandosinmiedo.com”, donde encontrarán una serie de consideraciones y consejos muy prácticos para superar o, como mínimo, hacer mucho más llevadera la angustia psíquica que sufren en un momento dado todos aquellos que padecen ese miedo irracional a subirse a una aeronave.
 
El periódico alemán Kölner Stadtanzeiger publicó hace un par de días una estadística de PlaneCrash.com sumamente esclarecedora al respecto y que les ofrecemos a continuación:

Causas del accidente aéreo en los años
1960
1970
1980
1990
2000-2014
Total
Errores por parte del piloto
63%
44
57%
55%
57%
53%
Fallos técnicos
19%
20%
21%
18%
22%
20%
Climatología
10%
14%
14%
8%
6%
12%
Sabotaje (inkl. secuestros y atentados)
5%
11%
12%
10%
9%
8%
Errores humanos (fallos por parte de los controladores aéreos o mal mantenimiento)
8%
9%
5%
6%

6%
6%
Otros
2%
2%
1%
1%
0%
1%

Después de leer estas cifras me ha quedado bastante meridiano que es mucho más probable que nos caiga una teja en la cabeza al salir a la calle antes que se estrelle el avión en el que viajamos.

Es de esperar que el  “crash” del aparato de Germanwings tenga como consecuencia lógica una mejora y un incremento de las medidas de seguridad aeronáutica vigentes. Mientras tanto, a nosotros ciudadanos de a pie, no nos queda otra que mentalizarnos y ser conscientes de que estamos aquí sólo de paso.

Margarita Rey
 




Revista de Prensa



Las portadas de la prensa nacional e internacional se centran en la catástrofe aérea de los Alpes. El Periódico hace el siguiente resumen:
 
"Germanwings no reaccionó ante el historial depresivo de Lubitz, denuncia 'El País'
El quiosco recoge que el copiloto ocultó la baja médica y destaca los cambios en la normativa para evitar otra catástrofe como la de los Alpes
La exnovia del oficial de vuelo confirma que el piloto sufría "una grave depresión"
 
Una vez contestadas las primeras preguntas sobre las causas de la tragedia aérea del vuelo 4U9525 Barcelona-Düsseldorf, quedan aún diversos interrogantes que suscitan los hechos que cada día va aportando la rápida investigación.

'El País' lleva a su primer titular una denuncia y a la vez dos preguntas implícitas encadenadas: ¿Sabía la compañía que el copiloto Andreas Lubitz no estaba en condiciones de volar? ¿Y si es así, cómo es posible que pudiera volar en un avión con 150 personas a bordo? En todo caso, el diario madrileño, sin criminalizar, destaca que en todo caso "la compañía no reaccionó ante el largo historial depresivo del piloto". Y recuerda, como la totalidad de la prensa de Madrid y Barcelona que Lubitz ocultó a Germanwings la baja médica que le hubiera impedido volar ese mismo día y, muy posiblemente, amenazaba su futuro como piloto. Sobre todo, teniendo en cuenta que no era el primer episodio depresivo por el que atravesaba. En ese sentido, EL PERIÓDICO advierte en su portada que los directivos de la compañía se exponen a ir a la cárcel si la investigación demuestra alguna actuación dolosa relacionada con la salud mental de Lubitz en la responsabilidad del siniestro.

MEDIDAS MÁS ESTRICTAS
También todos los diarios sin excepción recogen las recomendaciones de las autoridades europeas para cambiar los protocolos de actuación y de las normas de vuelo para evitar en lo posible otro drama como el de los Alpes, entre ellas, la de que siempre haya como mínimo dos profesionales en la cabina del avión y la de mejorar el régimen de controles médicos y psíquicos a los tripulantes.
 
OBSESIÓN CON LOS ALPES
Quizá porque a todo humano se le hace incomprensible que por mucha depresión que se sufra a causa de una rotura sentimental y por el temor a tener que dejar de volar un hombre pueda estrellar un avión y condenar a la muerte a todos sus ocupantes, los diarios hacen especial relevancia a los datos de la personalidad de Andreas Lubitz. Arrojar luz sobre estos extremos no hará más humano al copiloto, pero tal vez nos ayude a los demás a entender la sinrazón de su acción. En este sentido, 'El Mundo' y EL PERIÓDICO llevan a la primera página la primeras declaraciones que se han conocido de su exnovia, en las que confirma que Lubitz sufría una "grave depresión". Y la de amigos del copiloto, que reconocen que últimamente había tenido un cambio de carácter. 'El País' aporta otro dato para recomponer el cuadro psíquico: Lubitz sobrevolaba frecuentemente la zona de la catástrofe porque que a su pasión por volar se sumaba la obsesión con los Alpes. Lo explican conocidos del copiloto que compartían club aéreo.

TITULARES DE LAS PORTADAS

El País: "La compañía no reaccionó ante el largo historial depresivo del piloto"; "El PP asume que la mejora económica es escasa para ganar en mayo"; "Venezuela corta a la mitad el suministro de petróleo a Cuba
El Mundo: "El copiloto ocultó su baja para poder volar tras dejarle su novia"; "Cuatro consejeras del CGPJ demandan ante el Supremo a su presidente"; "Díez se juega su futuro en UPyD ante la ofensiva de los críticos"; "Irritación de Hacienda con Monago por triplicar el déficit de Extremadura".
Abc: "El copiloto ocultó que estaba de baja médica el día de la tragedia"; "España cumple el límite de déficit de Bruselas pese a las autonomías".
 
La Razón: "Lubitz ocultó que estaba de baja por depresión"; "España cumple con Bruselas y sitúa el déficit por debajo del 5,8%"; "El PSOE rechaza que gobierne la lista más votada y pactará con Podemos y Ciudadanos".
La Vanguardia: "El copiloto estaba de baja y en tratamiento médico"; "La devolución del céntimo sanitario eleva el déficit al 5,7%"; "Bartomeu convoca una asamblea para dar cuenta del caso Neymar".
EL PERIÓDICO: "El copiloto ocultó que estaba de baja médica. Lubitz rompió el parte que le impedía trabajar el día del siniestro"; "Mujeres, víctimas pero luchadoras"; "Márquez: 'Este año toca ganar otra vez'", "Carpetazo judicial al espionaje en el Barça".
Ara: "Pilots sota pressió. El copilot Andreas Lubitz estava en tractament i va amagar la seva baixa a Germanwings"; "IBM dissenyarà el programa informàtic per posar en marxa la Hisenda pròpia".
El Punt Avui: "El copilot va amagar la baixa"; "Montoro critica el dèficit català com si no fos culpa seva"; "Turquia, amb els saudites al Iemen".

Fuente: El Periódico
Autor: Xavier Martínez


 

Pensamiento



 
 
“Para ser feliz es preciso haber conocido la infelicidad”

M.M.
 
 

lunes, 23 de marzo de 2015

Atalaya: Los sacerdotes son también hombres



Con la democracia, también la Iglesia católica ha tenido que aceptar ser igual ante la ley. Los casos de abusos a menores por parte de sacerdotes se hacen públicos como cualquier otro delito. Así, en su día, los medios daban cumplida cuenta de los abusos a menores de edad cometidos por tres sacerdotes y un seglar e Granada. Los detenidos eran miembros de un clan conocido como Los Romanones y pasaron a disposición judicial. El Arzobispado de Granada y el Ministerio del Interior, al parecer, ya conocían el caso, pero no quisieron enredarse en asuntos eclesiásticos.
 
Tuvo que ser el Papa Francisco quien interviniera. El Papa, al recibir la carta de un joven comunicándole que había sufrido abusos sexuales desde los 14 hasta los 17 años por parte de "los Romanones", pidió perdón en nombre de la Iglesia por cuantos abusos con menores hubiesen cometido o cometiesen los sacerdotes y anunció duras penas. Sobre todo, el Papa aseguró que serán también duramente castigados los religiosos católicos que abusen de niños o niñas en Estados Unidos, donde esta lacra estaba muy extendida.
 
En los tiempos del matrimonio entre el franquismo y la Iglesia, sólo los padres o parientes más allegados, llegaban a conocer los sufrimientos de sus hijos, que callaban por miedo o por vergüenza. Con su oscurantismo, la Iglesia silenciaba el delito y, a lo sumo, trasladaba al clérigo manoseador a otra diócesis. Hoy, el ser religioso no exime de publicidad, ni de castigo desde el propio Vaticano. El Papa Francisco tuvo conocimiento de la ignominia en Granada por una carta que le escribió uno de los violados, que había leído la noticia en la prensa española.
 
Es muy loable que el Papa Francisco haya tomado cartas en el asunto. Pero habría otra solución más efectiva: la supresión del artificial celibato: que los sacerdotes católicos, al igual que los pastores protestantes, puedan casarse y fundar una familia. Es curioso: de vez en cuando los obispos organizan manifestaciones con ingenuos feligreses en contra del aborto (sea cual fuere el caso), que califican de asesinato, pero hasta ahora no he visto ninguna manifestación, con los Rouco a la cabeza, exigiendo el fin del tramposo celibato, inventado por la Iglesia medieval para apoderarse ella de las posibles herencias en el caso de que los sacerdotes hubiesen tenido descendencia.
 
El Papa también debiera prohibir el flagelarse, los cilicios,  y demás medios para aplacar a la libido y acallar la mala conciencia por el apetito sexual. Los sacerdotes también son humanos, aunque no dispongan de las posibilidades de un obispo o arzobispo. Según las estadísticas un 95% de los curas se masturba. Por qué no, si lo necesitan? El “pecado de Onán” es otra leyenda judía.
 
 
 
 

Pincelada: Susana y olé


 
 
A estas horas todo el pescado está ya vendido. Y, por una vez, las encuestas han tenido razón, al menos en lo que a Susana Díaz se refiere, que tiene algunos motivos para estar satisfecha, más no contenta. El principal es haber derrotado al PP (47 frente a 33 escaños), que ha perdido 17  escaños desde las últimas autonómicas de 2012. Ha sido no sólo la derrota de su candidato Juan Manuel Moreno, sino el fracaso personal de Mariano Rajoy, que se ha implicado hasta el final en la campaña.
 
El segundo es haber podido frenar la marcha triunfal de Podemos, que se prometía más de 25 diputados y que ha tenido que conformarse con 15. Demasiados para un partido, cuya cabeza de lista Teresa Rodríguez ha realizado una campaña electoral pobretona, con un programa hecho deprisa y corriendo y cogido con alfileres. Puede que el motivo sea que “su formación no tiene expectativas de gobernar en Andalucía”, según declaraba su secretario de Participación Interna Luis Alegre a principios de febrero a la prensa.
 
Otra de las razones -y no precisamente la menos importante-, es que el pueblo no había legitimado a Susana Díaz vía comicios para desempeñar su cargo. Recordemos que hasta ahora Susana ejercía de Presidenta de la Junta de Andalucía sin haber sido refrendada  por las urnas. Tras la renuncia de José Antonio Griñán, Susana Díaz presentó su candidatura en el comité federal del PSOE andaluz y consiguió con creces el número de avales necesarios para presentarse a la elección (22.880 de los 45.733 militantes que tiene el PSOE  de Andalucía le dieron su apoyo). De esta manera, Susana se convirtió en candidata única en las primarias para suceder a Griñán y juró el cargo el 7 de septiembre de 2013. Ahora, después que el pueblo soberano ha emitido su voto en los comicios, nadie podrá echarle en cara  que ha llegado a la Presidencia sólo gracias “al dedazo” de su valedor.
 
No voy ahora a entrar en consideraciones sobre si los motivos Susana Díaz en romper la baraja en su coalición con IU y adelantar un año las autonómicas han sido estrictamente los esgrimidos (la situación de “desconfianza” y “de inestabilidad” por la que atravesaba el Ejecutivo de la coalición). Todos los observadores apuntan a su temor de que, de esperar más tiempo, el partido novato Podemos le iba a comer poco a poco la merienda al PSOE. Otros, sin embargo, están seguros de que con esa táctica lo único que perseguía era mover la silla a Pedro Sánchez, actual secretario general del PSOE.
 
Sea como fuere, lo cierto es que las elecciones han dejado en Andalucía un panorama político un poco complicado. Izquierda Unida, que con Antonio Maíllo se ha batido el cobre en la campaña, tiene motivos para estar preocupada. Podemos, cuyos dirigentes provienen casi todos de IU, le ha pegado un tal mordisco a su electorado que, con tan sólo 5 diputados (7 menos que en 2012), la ha dejado en el chasis. Sin embargo, otro partido emergente, Ciudadanos, que ha sido víctima de una campaña infame por parte del PP, puede estar más que satisfecho con su resultado de 9 delegados. No es de extrañar que su candidato, Juan Marín, y su líder, Albert Rivera, mostrasen ayer noche una sonrisa de oreja a oreja. Rosa Díez, lideresa de UpyD, se estará en estos momentos mordiendo las uñas de la rabia. Muchos le echan la culpa de haberse quedado otra vez fuera del Parlamento andaluz. Algo que hubiera podido evitarse si su personalismo y autoritarismo no hubiesen cerrado la puerta a la coalición con Ciudadanos propugnada por Rivera.
 
En contra de la mayoría de las predicciones,  de los resultados de estos comicios se desprende que el bipartidismo ha podido resultar herido, pero que todavía no está tan muerto como algunos quisieran. En el caso especial de Andalucía, los dos grandes partidos siguen siendo las dos opciones principales de los electores,  aunque nada va a ser igual a partir de ahora.

Susana Díaz no lo va a tener fácil.  Cierto, ha conseguido salvarle los muebles al PSOE en su feudo tradicional, pero, si nos fijamos bien, es el peor resultado del Partido Socialista en Andalucía desde hace 25 años. Ahora, a Díaz le tocará tomar la difícil decisión de formar coalición con uno o varios de los partidos representados en el parlamento andaluz o bien -no sé que es peor- gobernar en minoría y pactar puntualmente con alguna de esas fuerzas de la oposición. Aunque estoy más que segura de que, tal y como está el panorama político, ella habrá barajado ya todas las posibilidades Susana tendrá que hacer juegos malabares para poder agotar la legislatura. Francamente hablando, a mí no me gustaría ni pizca estar en su pellejo.

Margarita Rey

 

viernes, 20 de marzo de 2015

Pincelada: Batalla campal en Frankfurt




Una vez más se puso ayer de manifiesto en Frankfurt cómo un grupo relativamente pequeño de activistas antisistema era capaz de reventar una manifestación pacífica. El motivo fue la inauguración de la nueva sede del BCE en la ciudad a orillas del Meno.
 
La protesta, convocada por el grupo anticapitalista Blockupy, tenía como principal objetivo mostrar su disconformidad con las políticas de austeridad dictadas por el FMI, que contrastan con los altos costes del lujoso macro edificio que, en tiempos de crisis,  ha costado 1.300 millones de euros frente a los 500 presupuestados.
 
Para los que no lo sepan, Blockupy es una alianza de varios grupos de izquierda que desde 2012 protesta en Fráncfort contra la austeridad en Europa y contra la "troika" formada por el BCE, el FMI y la Comisión Europea. Este movimiento agrupa más de 90 organizaciones de toda Europa (sindicatos alternativos, grupos antifascistas y estudiantiles y el partido alemán La Izquierda, heredero del antiguo partido comunista alemán, SED).
 
Dentro, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, reconoció en su discurso inauguracional que el BCE se había convertido en “el centro de las críticas de quienes están frustrados por la situación” en Europa, pero consideró “injustos” esos reproches. Su acción tiene “tiene precisamente como objetivo aliviar” la situación, añadió. Draghi criticó que haya otros “como los partidos populistas” emergentes en Europa y abogan por renacionalizar sus economías y recuperar la soberanía económica. En su opinión, ni los primeros ni los segundos ofrecen una “solución real”.
 
Los 15.000 manifestantes anticapitalismo, llegados de todas partes de Europa y entre los que se encontraban representantes de Syriza y Podemos, se dieron cita ante las dos torres gemelas del BCE.  El ambiente era bueno y los participantes se conducían de forma disciplinada. A pesar de la altísima presencia policial para proteger el barrio financiero de la ciudad, nada parecía indicar que la concentración iba a degenerar en batalla campal.
 
Pero, de repente, como apariciones salidas de la nada, llegaron ellos, “los caóticos antisistema”, como se les suele denominar en la prensa alemana. Al principio eran tan sólo medio centenar de personas vestidas de negro, con capuchas, pasamontañas o caretas -para evitar su identificación- y, tras su llegada, se armó la marimorena.
 
A partir de ese momento, todo cambió. Los “encapuchados vestidos de negro”, que habían ido aumentando de número y eran casi un centenar, se dedicaron a lanzar piedras contra la policía que, sin hacer distingos entre buenos y malos, se defendió cargando contra los manifestantes con gas lacrimógeno, gas pimienta y cañones de agua. Los "caóticos”, a su vez, levantaron barricadas y bloquearon varias calles con contenedores de basura y neumáticos, que incendiaron. Y, por si eso fuera poco, también prendieron fuego con gasolina a diversos automóviles aparcados en las calles colindantes.
 
Los enfrentamientos se saldaron con 350 detenidos (de los cuales 16 fueron definitivamente arrestados), 35 heridos (14 policías y 21 activistas), un sinfín de personas con irritación ocular debido al gas pimienta; siete coches de policías y un número desconocido de automóviles privados carbonizados, así como innumerables escaparates rotos.
 
Y ahora, que alguien me aclare una duda: ¿cómo que no es posible por parte de la policía, con todos los medios que tiene a su disposición, tomar a priori las medidas pertinentes para poner coto a los desmanes de esos grupos anarco-violentos, “revienta manifestaciones” profesionales, antes de que puedan llegar a perpetrar ese tipo de actos vandálicos? En este caso, el dispositivo policial desplegado, las tácticas utilizadas (por ejemplo, la medida preventiva de rodear la zona con barricadas y alambrada para evitar cierto tipo de incidentes), pueden ser consideradas como insuficientes y anticuadas ante las cada vez más agresivas tácticas de estas minorías radicales y sus nuevas técnicas de guerrilla urbana.
 
Margarita Rey

 
 
 
 

Leído en la Prensa: Los huesos de Cervantes




La publicación de las investigaciones que dan por casi seguro que algunos de los huesos enterrados en el subsuelo de la cripta del Convento de las Trinitarias de Madrid podrían pertenecer al autor del Quijote, Miguel de Cervantes Saavedra, fue objeto de la siguiente glosa de Teodoro León Gross en su habitual columna de Diario Sur, “El Mirador”:
 
No es país para Quijotes
Trasegar muertos es una de las viejas señas de identidad de España. Sobre todo si son muertos arrojadizos, cadáveres de una de las dos españas contra la otra mitad. La búsqueda de Lorca inspiraba un miedo ventral a la derecha ultramontana temiendo que acabaría en un santuario laico; y la izquierda mantiene su pelea simbólica con el Valle de los Caídos. Esos muertos de España son una variante del mito del Cid: se les usa para ganar batallas después de muertos. El viejo Antillón es todo un símbolo, aquel liberal patriota mandado asesinar por Fernando VII que murió en precario, se le enterró en una fosa común, más tarde en el trienio liberal fue desenterrado por el consistorio constitucional e inhumado en la cripta familiar, y apenas regresar el absolutismo fue otra vez desenterrado para quemar los restos y esparcir sus cenizas al viento para que nunca más se le pudiera dar noble sepultura. Eso es España, donde el descanso eterno suele ser temporal.

Cervantes tiene la ventaja de ser un cadáver de consenso. De ahí la rareza de abrir el telediario con diez minutos de autoestima, y hasta exhibiendo el CSI high tech de los forenses. Ahora, claro, habrá feria con los restos; incluso no tardará en construírsele el Panteón MoviStar o el Inditex Memorial Hall. Lógico. El ministro de Cultura (sic) apenas conocer la noticia ya celebraba la posibilidad de hacer caja. Difícilmente la 'casta' se resistirá a explorar cómo sacarle partido. Zapatero ya ensalzó a Cervantes como un símbolo de la 'alianza de civilizaciones'; y hasta el nacionalismo ha tanteado catalanizarlo como Miquel de Sirvent. Cervantes, a pesar de todo, ha resistido. Quizá porque aquí no lo lee nadie (el Quijote es como la Biblia para los católicos: libro de lectura obligada que no lee casi nadie) y porque España adora a quien triunfa fuera. Cervantes es más que una estrella de Hollywood; el único español en el canon de Bloom, un tótem de la Literatura Universal.

Hemos encontrado a Cervantes, pero quizá hemos perdido el Quijote. Unamuno, en el 'El sepulcro de don Quijote', ironizaba que si éste resucitara y volviese, estaría bajo sospecha permanente. No es país para quijotes. La Generación del 98, que paradójicamente no escribió nunca sobre el 98, pudo llamarse Generación Quijote porque trató de reencontrar el alma de España en él, seguramente en vano. Unamuno insistía en haber hallado «mi yo español» en Alonso Quijano; Galdós en que cada español podría sentirse Quijote por idealista y por maltratado; incluso Ortega, en su primer libro, veía en él una invitación a preguntarse «Dios mío ¿pero qué es España?». Pero claudicaron. Quizá España ya había enloquecido demasiado para quijotes. A estas alturas parece más fácil encontrar los huesos del escritor que lectores de su obra. Honraremos sus huesos, ya que no sus páginas”.

Fuente: Diario SUR
Autor: Teodoro León Gross
 
 

Curiosidades: El pene roto



Hace leí unos días  una noticia que sido un bombazo en la prensa mundial: un hombre de Boston se fracturó el pene cuando realizaba el acto sexual con su pareja. Y yo me pregunté: ¿es de verdad posible romperse el pene cuando, que yo sepa, ese miembro no tiene ningún hueso?

Aunque dicen que la curiosidad mató al gato, he de reconocer que a mí, algunas veces, me puede. Así que me puse a brujulear por la red y, además de lo que pone la tía Wikipedia en tono científico, me topé con un artículo mucho más “light” en una publicación colombiana (publimetro.cl) titulado: “El Síndrome del Pene Roto, lo peor que puede pasarle a un hombre”. La autora, una mujer, Luz Lancheros, dice así:

“Hace poco, fue famoso el relato de Jesse Miller- Gordon en VICE, quien contó cómo en plena sesión sexual de repente, sonó como si algo se desgarrase en su habitación. Se vió empapado en sangre, y descubrió lo peor: se le había roto el pene. Luego de una cirugía y de andar 4 meses con una bolsa de hielo, por fin pudo recuperarse. Eso sí, le tocó no tener una erección, o se lo podía volver a partir.

Pero el caso de Jesse no es el único. De hecho, esto sucede con mucha frecuencia. Tan solo en Estados Unidos se contabilizan aproximadamente mil casos anuales, y en Grey´s Anatomy  también reseñaron el tema. ¿De qué se trata este fenómeno?

Se llama 'El Síndrome del Pene Roto', y por lo general es cuando en pleno acto sexual se realiza un movimiento brusco y se desgarra el pene, sobre todo en la parte que lo envuelve. "Si el pene está flácido es elástico, pero erecto es rígido", afirmó, para Doctíssimo, el doctor Francois Guiliano, del servicio de urología del Hospital Universitario de Bicêtre, en Francia. Cuando eso sucede, tienen que ir a urgencias y cubrir el pene con una bolsa de hielo.

"He tenido pacientes entre los 20 y 30 años que lo hacen por malas posturas sexuales, o por tener sexo atrevidamente. Tuve un caso de un paciente que correteó a su esposa por toda la habitación, para luego penetrarla de un salto", afirmó Hunter Wessells, especialista en urología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington. Pero también se debe a la masturbación o a una manipulación del miembro de forma inconsciente.
 
Por supuesto, debe hacerse cirugía, so pena de que el paciente tenga disfunción eréctil en el futuro. Luego se deben esperar semanas o meses para que cicatrice por completo la sutura, y de paso no pueden tener ninguna erección, por lo que deben acompañar el pene con una bolsa de hielo.  Después, poco a poco, pueden ir recuperando la confianza”.
 
Para un hombre, con esa fijación que suelen ellos tener por su miembro viril (las consabidas frases de “que si mide eso u lo otro”, “que si la tengo pequeña pero juguetona”, etc., etc. ) debe ser algo horrible estar uno en plena faena con su pareja y que, de repente, le suceda algo así. Me figuro la congoja que tiene que llegar a sentir el protagonista de semejante situación. De seguro un auténtico drama. Aunque lo peor es, sin lugar a dudas, lo que aún está por venir.
 
¿Se imaginan el pasillo de comedia en el servicio de urgencias hospitalarias? Y mucho más si precisamente ese día el médico de servicio es una mujer. Si para cualquier fémina no suele ser plato de buen gusto la visita al ginecólogo, mucho menos agradable será para un varón tener que enseñarle el pajarito a una doctora en un lugar tan concurrido como la unidad de emergencias, donde la privacidad suele brillar por su ausencia. Claro que, obviamente, lo que prima en ese momento es la solución del problema y que al pobre desgraciado no le queden secuelas de su ingrata desventura.
 
M.R.
 
 
 

Pensamiento




“Más duran las ascuas del cariño que la llama del amor”

M.M.

 

lunes, 16 de marzo de 2015

Leído en la Prensa: Varoufakis se disculpa



En la "Pincelada" de ayer les contábamos el quilombo que se montó con las fotos de la entrevista del Ministro de Finanzas griego para el magazín “Paris Match”. Su propia formación Syriza fue muy dura con Varoufakis, que se vio obligado a rectificar públicamente.
 
En un artículo titulado “Varoufakis, domado”, el diario digital El Confidencial (elconfidencial.com) comenta la marcha atrás del ministro heleno y arroja algo más de luz sobre sus antecedentes y su trasfondo familiar. Fuera de turno, para evitar que el tema sea desplazado por otras noticias más actuales, se lo ofrecemos a continuación. Dice así:
 
“Ojalá no hubiera hecho esa sesión de fotos… no me gusta la estética de esas fotografías”, dijo Yanis Varufakis este fin de semana en la televisión griega. Él, convertido en estrella de la política griega para lo bueno y para lo malo, se ha visto salpicado por la polémica a raíz de las instantáneas publicadas en la revista francesa Paris Match. Publicación conocida por el preciosismo de sus imágenes, han tenido un efecto pernicioso al mostrar a un Varufakis burgués, una imagen disonante con el estilo de la izquierda radical que mantienen otro miembros de Syriza.

Sus defensores arguyen que tomarse una ensalada con pescado en la terraza de su casa no es tan grave y que estar luchando por mejores condiciones para los más desfavorecidos en medio de la crisis no está reñido con mostrarse contento y disfrutar junto a su mujer. Para sus detractores –entre los que se encuentran el diario ABC, que le dedicó una portada con bastante inquina– hacer alarde de un piso en el centro de Atenas al pie de la Acrópolis no concuerda con las soflamas contra los potentados y los mensajes favorables a subir los impuestos a los ricos.

Algo en lo que coinciden ambos grupos, con matices, es en que el momento de la publicación del reportaje no es el mejor, con un acuerdo con los acreedores internacionales sin cerrar y con el pueblo griego ilusionado pero con la misma soga que tenían en el cuello antes de las elecciones.
Esto ha sido lo que ha reconocido Varufakis, si bien ha matizado que la entrevista que acompaña a las fotos ha sido positiva para que su mensaje llegue a los franceses. Más habitual en él habría sido una respuesta sardónica contra sus críticos y una feroz contrarréplica. Pero mientras que la ofensiva intelectual no le incomoda, la personal –sobre todo si se trata de hablar de su estatus social– parece ser que sí le molesta, ya que pone luz sobre una evidencia: el héroe de la izquierda no es un purasangre.

Hijos de la casta
Es sorprendente, visto con perspectiva, que los dardos disparados ad hominem contra Yanis Varufakis por las fotografía a lo gauche caviar sean tan similares a los que se lanzarían contra una persona del perfil de Pablo Iglesias si hubiera aparecido en la misma situación. No en vano, si Podemos examinara –aunque fuera superficialmente– la historia familiar del ministro y de su actual cónyuge, seguramente no podría evitar calificarlos de "casta".

Si bien es cierto que la madre de Varufakis fue muy activa sindicalmente y luchó por la igualdad de las mujeres junto a miembros del PASOK y que su padre fue encarcelado por la dictadura por su condición de comunista, este último llegó a ser un directivo muy importante, lo que se diría un pez gordo de la industria del acero: director de la segunda acerera de Grecia, Halyvourgikí.
 
Un sector clave si tenemos en cuenta el peso de las navieras en la economía helena. Eso explica la asistencia de un joven Varufakis a la exclusiva escuela privada de Moraitis, algo que le abrió las puertas a la universidad británica y estadounidense. Una trayectoria que, no obstante, palidece ante la de Danae Stratou –su mujer, a la que conoce desde 2005–, goza del reconocimiento del mundo del arte contemporáneo en el campo de las instalaciones, estudió en la Central St. Martins School de Londres y trabajó durante largo tiempo en Texas.
 
Stratou es el producto perfecto –y bien remunerado– de la bohemia y de la alta burguesía. Su madre es un mito del arte griego, Eleni Potaga-Stratou, y su familia cuenta entre sus filas con varios de los "oligarcas" más importantes de Grecia, contribuyentes en gran parte al sistema clientelar heleno, como explica Takis Pappas en su libro Populismo y políticas de crisis en Grecia.

El autor aborda cómo Chistophoros Stratos se convirtió en el segundo empleador de Grecia con la empresa textil fundada por su padre, dictando políticas gubernamentales –como el subsidio para que la producción agrícola se centrara en el algodón– e incluso pasando a la política con Nueva Democracia, ayudado por su candidatura en su región natal, donde su compañía daba trabajo a miles de personas, que a su vez le daban su voto.
 
Las promesas de Syriza
Causa y consecuencia de que su actitud desafiante se esté suavizando –algunos le ven cada vez más como un "fusible" en el Gobierno de Alexis Tsipras– es que el ministro de Finanzas sigue siendo el encargado de dar las malas noticias al electorado.

Entre la marea provocada por las fotos, su última declaración no ha hecho tanto ruido. Llegar a un acuerdo antes del 20 de abril es prioritario, dijo en una reciente reunión en Italia, incluso si para ello se deben poner en suspenso algunas de las medidas sociales de Syriza. Y con esto se cierra el telón de las líneas rojas que se había marcado la izquierda radical.

“Si llegar a un acuerdo significa que por unos meses, mientras negociamos, tenemos que retrasar las promesas de campaña, debería hacerlo para crear confianza en nuestros socios”, aseguró. Los bramidos del socio nacionalista del Gobierno, Panos Kammenos, con los que intenta asustar al resto de Europa –”si Grecia cae, España e Italia irán detrás”, ha declarado– son vanos, pues la retórica de Varufakis muestra cada vez más que ya no queda sarcasmo en el haber heleno tras demasiados golpes contra el muro de Schäuble, apuntalado por, entre otros, España.

Ha desmentido también que Grecia vaya a acudir a pedir dinero a China o Rusia, como insinuó en su momento Kammenos. Y es que las últimas informaciones que mostraban que el Estado heleno anda corto de liquidez y que anda pagando lo imprescindible no beneficia la de por sí débil posición negociadora griega.

A buen seguro que ya no le quedan muchos más gestos retadores tras ver que su última y única pequeña victoria parcial se quedaba en nada esta semana. El fin de la troika que había augurado se convertía en realidad de manera amarga, pues a los tres representantes –del Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea– se unía uno más, el del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Varufakis pide al BCE que haga un gesto después de tanto ceder como hizo en 2012 con Andonis Samarás nada más llegar al Gobierno. Draghi, de momento, dice que no, contento de ver cómo se apacigua el lado impertinente y rebelde del ministro heleno”.
 
Como decía el poeta británico Alexander Pope: “Errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios”. Con esa frase me quedo.
M.R.
 
Fuente: El Confidencial (elconfidencial.com)
Autor: Óscar Valero
 

domingo, 15 de marzo de 2015

Pincelada: En Grecia se armó la de Troya





Es el ministro más mediático de los últimos tiempos, aunque afirma  despreciar el “Star-System”, esa estrategia creada por los estudios de cine norteamericanos para promocionar a sus estrellas hollywoodienses y que consiste en convertirlas en focos de atención. Sin embargo, a juzgar por su seguridad a la hora de enfrentarse a la prensa, no parece que la celebridad le disguste demasiado. Me estoy  refiriendo a Yanis Varoufakis, el Ministro de Finanzas greco-australiano, que este fin de semana ha ocupado las primeras páginas de los periódicos  internacionales y no precisamente por su buena gestión como actual responsable de la Economía helena.
 
La bomba estalló el pasado viernes cuando la revista francesa Paris Match publicó una entrevista con  Varoufakis titulada “Avant la bataille” (“Antes de la batalla”). Hasta ahí, nada que oponer. Lo malo fueron las diversas fotos que ilustraban el artículo y mostraban a Varoufakis abrazando a su esposa, la escultora Danae Stratou, en la terraza de su lujoso ático de Atenas, con  fantásticas vistas a la Acrópolis, tocando el piano, o a punto de comer, ante una mesa con platos tan típicos como la ensalada de marisco y el sargo al horno. Cocina sencilla, pero dado el altísimo coste del pescado, considerada por el griego medio como “opíparo manjar” por estar totalmente fuera de su alcance desde que empezó la crisis.
 
Las opiniones sobre el artículo, muy al estilo de la revista “Hola”, no fueron muy halagüeñas que digamos. También en España el reportaje fue motivo de ásperas críticas, la más inclemente la de ABC, que  dedicó a Varoufakis incluso su portada titulada "Así vive el populismo" y al que –haciendo alusión a la isla griega de Egina, donde su acaudalada esposa posee una bella mansión–, calificó de "marxista con isla". Un despiadado juicio con efecto boomerang según el diario digital ecoteuve.es, que titulaba su edición de ayer: “Grandes críticas a 'ABC' por su portada sobre Varoufakis”.
 
Claro que para comentarios airados, los que le brindaron sus propios compatriotas. Nada más aparecer la versión griega del posado para Paris Match en los diarios Enikon y Huffington Post, las redes sociales  se colapsaron con las críticas de sus usuarios que, mayormente, pusieron al ministro a bajar de un burro.
 
También en Alemania, el prestigioso diario FAZ (Frankfurter Allgemeine Zeitung) le dedica hoy una glosa que comienza con la frase “Muchas palabras, pocos hechos”, en la que el autor afirma que en los últimos días se ha originado una discusión en torno al futuro de Varoufakis, así como sobre su tendencia a conceder demasiado a menudo entrevistas a la prensa.

No seré yo quien acuse a Varoufakis de  ser un “socialista de caviar y champán”  por su suntuoso estilo de vida  y más cuando sus ingresos como reputado economista y escritor, así como la importante fortuna de su esposa, son hartamente conocidos y han sido ventilados con fruición por los periódicos derechistas. Por el contrario, a mí me parece que ambas cosas no tienen por qué estar reñidas. Ser rico y ser de izquierdas no sólo son opciones compatibles, sino que son la prueba de que la conciencia social no es patrimonio exclusivo de un colectivo.
 
El reproche que le hago sin embargo al Ministro de Finanzas griego, no es ni el de poseer gustos exquisitos -que muchos de nosotros compartimos- ni el de tener una mujer rica (conozco a más de una española adinerada a quien, comentando “lo bueno que está”, casi se le han caído las bragas). Lo que más me fastidia, es que su afán de protagonismo -al que como mínimo se puede calificar de intempestivo y falto de sensibilidad- le haya traicionado y no se haya dado cuenta de que tanta ostentación puede llegar a herir la susceptibilidad de la mayoría de sus paisanos.

En un país arruinado y castigado por el austericidio, con dos rescates en la mochila y la amenaza de tener que abandonar el euro, el impacto producido por la frívola imagen de Varoufakis, haciendo alarde como un nuevo rico cualquiera de su alto nivel de vida, ha sido monumental y ha causado gran indignación. Cosa muy comprensible habidas las  circunstancias. Es un ejemplo "de libro" de comportamiento estúpido y más viniendo de un político que no se reconoce como "casta". Algo que, por fuerza, tiene que enfadar a gran parte de la población griega que, harta de tener que lidiar con la cruda realidad del día a día, confió en las promesas electorales de SYRIZA al emitir su voto el pasado 26 de enero y ahora se siente traicionada.

Margarita Rey

 
 
 

Revista de Prensa




Bajo el título: “El pescado ya está vendido: 'Abc' y 'La Razón' dan por derrotado al PP en Andalucía”, El Periódico abría hoy su Revista de Prensa: Su autor, Xavier Campreciós, comentaba así las noticias más importantes del día de ayer:

Casi todo el pescado de las elecciones de Andalucía del próximo domingo parece vendido a tenor de las primeras ediciones de los diarios de Madrid. Como hizo 'El Mundo' ayer, 'El País', 'Abc' 'La Razón' ofrecen hoy distintas encuestas que apenas se resaltan en las portadas pero que, escaño arriba, escaño abajo, concluyen en el mismo veredicto demoscópico. Ganará el PSOE de Susana Díaz pero sin mayoría absoluta. Y no le quedará otra --si mantiene su empeño de no pactar con PP ni Podemos, llamados a ser segundo y tercero-- que entenderse con el cuarto, los Ciudadanos de Albert Rivera, porque IU, la quinta en discordia, no tendrá los escaños suficientes para sumar mayoría con el PSOE.

Así lo proclama hoy 'El País' mientras los diarios más afines a Mariano Rajoy venden la otra cara de la moneda, asumiéndolo por pasiva y sin resaltar que al PP se le augura el mayor descalabro. 'Abc' titula que Díaz deja al PSOE a 15 escaños de la mayoría absoluta, así como que PSOE, PP e IU se desploman frente al auge de Podemos y Ciudadanos. Y 'La Razón' encaja ya el revés de los populares anunciado que el PP votará contra Díaz cuando ésta pida la investidura para obligarla a retratarse pactando con Podemos, o con quien sea y, forzarla, si no logra una mayoría de síes, a convocar nuevas elecciones.
 

CHAVES, GRIÑÁN Y GONZÁLEZ
Más allá de las elucubraciones del diario de Marhuenda, 'El Mundo' constata que Rivera se está creciendo ante las perspectivas que se le abren a C's y pone como condición que cualquier pacto con el PSOE en Andalucía pasará por las dimisiones de los expresidentes imputados en el fraude de los ERE, Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

También lo recoge 'El País', aunque habrá que ver, porque este diario abre con una entrevista con Felipe González, que proclama en portada que "es un error excluir a todos los imputados de las listas electorales". Ahí van el resto de titulares interiores: "Vamos hacia un modelo político a la italiana. Creo que Susana Díaz va a ganar y sé que se va a quedar en Andalucía. Estoy orgulloso del régimen del 78, que nos permite votar a quien queramos. Me preocupa la instrumentalización de las instituciones en la lucha política. En su campaña de regeneración los partidos sobreactúan y se equivocan. En sentido estricto un político solo debería irse cuando fuera condenado. Es el momento de plantear una reforma de la Constitución. La socialdemocracia tiene que ofrecer un pacto social para el siglo XXI. A Pedro Sánchez le falta recorrido, pero se está consolidando como líder del PSOE".

ESPAÑA O EL PSOE
Para completar el cuadro, Toni Bolaño firma en 'La Razón' una crónica que señala que el debate de la política de pactos --aliarse con PP o con la izquierda emergente de Podemos, además de Ciudadanos-- sigue abierto en el PSOE y es candente. Este es el titular: "Operación gran coalición. El expresidente Felipe González inició la maniobra el verano pasado bajo la premisa: 'Hay que salvar España aunque se hunda el PSOE'".

MARGINEDAS Y ESPINOSA
Si ese el asunto de fondo, lo más llamativo es que EL PERIODICO y 'El Mundo' consagren hoy sus portadas a la primera entrega de los relatos de los colegas Marc Marginedas y Javier Espinosa sobre el medio año que pasaron cautivos del Estado Islámico en Siria. ¿Por qué ahora, un año después de haber sido liberados junto con el fotógrafo Ricard García Vilanova? Porque ya se ha desvanecido la amenaza de que si hablaban con la prensa los otros occidentales aún cautivos serían maltratados y torturados. Y porque puede contarlo, a diferencia de sus compañeros de secuestro James Foley, Steven Sotloff, David Haines, Alan Henning y Peter Kassing.

LA DERECHA ESPAÑOLA
Del resto de apuestas informativas del quiosco llama la atención que 'Abc' destine la portada a presentar como uña y carne a Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, las apuestas del PP para tratar de retener el ayuntamiento y el gobierno regional madrileños. Porque su primera opción es una radiografía de la derecha española. O sea, una oda extremista que firma Hermann Tertsch. Ahí van los títulos primeros: "Todos somos de derechas. La mentira de la izquierda dice que el heroico pueblo resistente pasó 40 años en lucha aplastado brutalmente por cuatro generales y diez curas. España es el único país que no tiene una sana, lógica, razonable, amable, sensata y democrática derecha política que defienda la propiedad y la libertad".
 
Y por si no lo ven claro, el editorial es doble e inequívoco. Título: "La derecha necesaria”. Subtítulo: “La derecha política debe volver a ser la derecha ideológica, con la obligación de una intolerancia radical a la corrupción y sumando sectores sociales nuevos, no despreciando los que ya tiene”. Destacado: “Ha existido una desatención ideológica en la acción política del Gobierno y del PP a favor de una mayor defensa de la gestión económica".
 
MONTORO NOS AHOGA
En los diarios de Barcelona, 'La Vanguardia' opta alertar del riesgo yihadista para Barcelona. 'Ara', por defender y reclamar una gestión democrática del paisaje como la que tienen otros países europeos y de la que carece Catalunya.

Y 'El Punt Avui', por denunciar que el ministro Cristóbal Montoro ahoga al mundo asociativo catalán --un hecho diferencial en el reino de España—con una nueva normativa de Hacienda que obliga a presentar impuesto de sociedades a unas 20.000 entidades que funcionan en régimen de voluntariedad y hasta hoy estaban exentas. Este aumento de la burocracia amenaza las colles castelleres, los clubs deportivos de aficionados y hasta las asociaciones que gestionan comedores escolares.

TITULARES DE PORTADA
El País:
"Felipe González: 'Es un error excluir a todos los imputados de las listas electorales'"; "Díaz tendrá que pactar con Ciudadanos para gobernar con estabilidad"; "El fiscal investiga 23 operaciones de políticos y empresarios en Banco Madrid".
El Mundo:
"Javier Espinosa relata 134 días de cautiverio un año después de su liberación: '¿Lo notas?...Está frío, ¿verdad? ¿Imaginas el dolor que te produciría si te lo clavara? El primer golpe te cortaría las venas. La sangre se mezclaría con la saliva.."; "La esperanza de los Provida. Baño de masas de la candidata del PP en la manifestación antiabortista".
Abc:
"Las apuestas del PP para retener Madrid. Aguirre: 'Será la campaña más dura de mi vida, y posiblemente la última'. Cifuentes:'Mi relación con Esperanza es buena, no como dicen por ahí".
La Razón:
"El PP votará 'no' si gana Díaz para obligarla a retratarse con Podemos. La presidenta andaluza tendría que volver a convocar elecciones si no logra apoyos para gobernar"; "Un grupo de seis yihadistas españoles han viajado a Siria e Irak en el último mes"; "Maduro moviliza a su Ejército como demostración de fuerza a EEUU"; "Antonio Carmona: 'Las ocurrencias de Aguirre no me preocupan e Iglesias es un seminarista arrepentido'".
Ara:
"El país que tenim. Avui analitzem la gestió pasatgística".
El Punt Avui:
"Montoro escanya el món associatiu. La nova normativa d'Hisenda obliga a presentar l'impost de societats a unes 2.000 entitats que fins ara n'estaven exemptes. L'augemnt de burocràcia amenaça colles castelleres, clubs esportyius d'aficionats i associacions que gestionen menjadors escolars"; Detenen el conseller delegat de BPA, acusat de blanqueig de capitals"; "Jonqueras vol més partits en el pacte dels mínims pel full de ruta"; Messi reforça el liderat".
La Vanguardia:
"La ruta francesa al Estado Islámico pasa por El Prat. Barcelona se ha convertido en objetivo terrorista al nivel de Londres y París"; "Montserrat, al borde del colapso"; "Andorra busca contra reloj un plan para atenuar el efecto del escándalo de la BPA"; "La fiscalidad reducida atrae nuevos 'residentes' a Madrid".
EL PERIÓDICO:
"Relato de un cautiverio. Marc Marginedas narra sus seis meses en manos del Estado Islámico. El periodista cuenta su detención y cómo pasó a convertirse en un rehén"; "El fiscal de Andorra tiene documentado el blanqueo"; "El Barça sigue líder gracias a dos goles de Messi en Eibar".

Fuente: El Periódico
Autor: Xavier Campreciós

 
 

Pensamiento





“La vida pertenece a la esfera de lo casual”

M.M.

 

 

jueves, 12 de marzo de 2015

Atalaya: ¿Maduro o inmaduro?



Fallecido el dictador venezolano Hugo Chavez, Nicolás Maduro, vicepresidente de la República, tomó su relevo. El régimen de Venezuela es difícil de definir. Todos sabemos que Cuba es una dictadura comunista, cuyas cárceles están llenas de intelectuales y opositores. Pero, ¿cómo definir a la actual Venezuela, en donde se encarcela al jefe de la oposición (como Obiang en Guinea Ecuatorial) y están entre rejas  periodistas y escritores contrarios al régimen de Maduro? La única expresión que se me ocurre es “dictadura fasci-comunista”.

Venezuela tiene una rica historia de liberación. En 1810 estalló en Caracas una revolución contra la ocupación francesa. Fracasó. Allí se dio a conocer Simón Bolívar, criollo hijo de inmigrantes vascos. Bolívar, que no era militar, aprendió pronto las artes marciales y dirigió, en 1814, de nuevo en Caracas, otra revolución, que triunfó. Su Ayuntamiento le bautizó “El Libertador”.

Bajo el lema, “Cuando la tiranía se hace ley, la rebelión es un derecho”, Bolívar luchó para conseguir también la independencia de Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia. Fue un gran pensador  y estadista y hasta nuestros días es admirado como héroe de la libertad. El sueño de Bolívar era independizar a Hispanoamérica de la Corona española, como lo había realizado con Venezuela. Quería una federación de estados o una Confederación como en Estados Unidos. Bolívar no había calibrado bien el egoísmo de los criollos, que querían conservar sus feudos, en un subcontinente atomizado en grandes y pequeños estados.
 
El héroe sudamericano falleció abandonado por fieles y aduladores en Santa Marta (Colombia) en 1783.  El premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, recoge de forma magistral  esos últimos días de su vida en su novela “El general en su laberinto”, una obra digna de ser leída para comprender mejor el pasado de esa parte de Hispanoamérica.

¿Quiere convertirse Maduro en un segundo Bolívar? En realidad, en Venezuela queda poco para ser liberado, a no ser, de nuevo, Caracas, pensando en Simón Bolívar y la cerrada dictadura que la tiraniza. Están mal aconsejados quienes se arriman a Maduro y sus militares para fundar partidos con los que transformar sus propios países. Es poco  verosímil que Bolívar, a quien tanto invocan los  militares iberoamericanos, se interesara por la política en Grecia o en España.

Se aconseja la máxima cautela a los votantes. Las dictaduras, sean fascistas, comunistas o demagogo-populistas no abandonan el poder una vez que lo han conseguido. El parlamento es el balcón presidencial, la guardia pretoriana tritura las libertades. En realidad quien manda es el ejército, de ciega obediencia al sátrapa. Para esos usurpadores, una vez llegados al poder, el enemigo es el pueblo.